Aunque no tan frecuentes como las otras, somos conscientes de que esta situación puede ocurrirnos a cualquiera de nosotros. Por este motivo queremos ayudaros lo máximo posible en la prevención y actuación en caso de que esto suceda. Hay que tener en cuenta también que hoy en día la ley contempla a los animales como bienes y no como seres vivos. Esto puede suponer una traba a la hora de recuperar nuestra mascota.


¿Porqué roban mascotas?

Quizás la pregunta sería, ¿Para qué...? Los ladrones de mascotas, son personas que por norma general se dedican a utilizar los animales en su beneficio. Pueden hacer reproducirse a los animales para vender sus camadas e incluso usarlos para peleas. Por este motivo, tenemos que tener mucho cuidado de que no caigan en malas manos.

¿Que hago si me han robado la mascota?

El primer paso y más importante es ir a la policía con los papeles de la identificación chip de tu mascota, una fotografía reciente y a color para denunciar los hechos. Con esta información, pueden empezar las gestiones de búsqueda. Además colgaremos carteles por toda la zona ya que quizás algún vecino haya visto a otra persona con tu animal. Cualquier testigo será de mucha ayuda en esta investigación.

¿Cuanto tiempo ha de pasar para ir a denunciar?

Antes de poner una denuncia, debemos cerciorarnos de que realmente ha sido un robo y no una pérdida. A veces se puede confundir, si de repente a desaparecido y debemos valorar la situación. Si estás seguro de que la han sustraído, no lo dudes ni un momento. Coge los papeles y ves a la policía.

¿Puedo hacer algo más?

Como ya sabemos, los animales se consideran bienes y no seres vivos. Por este motivo sí podemos hacer algo más. Buscando en Internet podría darse el caso de encontrar nuestra mascota, siendo vendida por la persona que nos la robó. Si esto sucede, deberemos coger todos los datos y entregarlos a la policía para que hagan todas las gestiones pertinentes.

   

   Recomendaciones para evitar el robo de nuestra mascota

  • Nunca dejaremos solo a nuestro animal en patios o ventanas de fácil acceso o que den al exterior.
  • No lo dejaremos atado en la puerta de los establecimientos ni para un corto periodo de tiempo.
  • No lo soltaremos en espacios que desconozcamos ni donde podamos perderle de vista.
  • Si algún desconocido nos pregunta por el carácter o si está castrado nuestro animal, declinaremos contestarle ya que es su forma de saber si puede servir para procrear o para peleas.